LA REALIDAD
ESTÁ DIVIDIDA
POR LA APARENTE
LIGEREZA DE LA LUZ